¿De qué color pinto…? ¿Con qué color combino…? ¿Qué color le va bien…? Estas son las preguntas más comunes cuando alguien hace una consulta rápida sobre decoración. Ojalá existieran respuestas fáciles, como debieran a preguntas que parecen fáciles. Pero no, la elección del color es algo complicado, tanto en arquitectura como en decoración, si queremos tener en cuenta absolutamente todo lo que puede influir en el resultado final. La iluminación natural, los colores de otros elementos decorativos y arquitectónicos, el uso del espacio, el tamaño, la distribución del mismo, las texturas… seguramente estos son los factores más básicos y que muchos ya tenemos en cuenta a la hora de decidir decorar con uno u otro color. Pero, ¿sabéis que deberíamos tener en cuenta hasta la disposición de una pieza en un espacio, para decidir cómo pintamos las paredes de una estancia?

Cómo pintar paredes

Hoy quiero demostrar con esta teoría decorativa sobre el uso del color en la decoración en general y más concretamente a la hora de pintar las paredes, que no hay respuestas fáciles a preguntas sobre pintar y qué colores usar al hacerlo en casa. Que hasta algo en lo que quizá no caemos en un principio, como la orientación o disposición de un sofá, de una cama o de una mesa en una estancia, puede determinar cómo debemos o no debemos, pintar las paredes que los rodean para acertar al hacerlo.

¿Cómo lo hace? ¿Cómo es posible que la colocación, orientación o disposición de un mueble o de una pieza de decoración pueda ser un factor importante a la hora de elegir pintar de un color o de otro una pared?

Más que para elegir uno u otro color concreto, la disposición sobre todo de los muebles en una estancia, debe ayudarnos a decidir si pintamos todas las paredes de esa estancia de un mismo color o podemos jugar con varios.

CÓMO PINTAR PAREDES SEGÚN LOS MUEBLES

De qué color pintar paredes
Lo más fácil es encontrarnos una disposición de muebles similar a la que os muestro en esta imagen. Un mueble suele colocarse de forma perpendicular u horizontal a una pared. Este equilibrio lineal, permite poder pintar tanto todas las paredes de un mismo color como jugar a variar este, pues el equilibrio en la disposición de las piezas ya está logrado.

La teoría, para elegir variar el color de las paredes en una misma estancia o no, podría ser la siguiente. Para paredes de estancias en los que los muebles y otras piezas se colocan en línea o en perpendicular a ellas, las paredes se pueden pintar de diferentes colores. Si los muebles se van a colocar en diagonal o de forma oblicua a las paredes, estas deberían pintarse del mismo color.

Cómo y de qué colores pintar paredes
La disposición de elementos en una sala menos común es esta; en diagonal o en oblicuo en referencia a la línea de las paredes. En este caso, en el que la imagen de la estancia queda algo desequilibrada, la recomendación es no variar el color de ninguna de las paredes de la estancia. De un color u otro, lo importante es que este se repita en las cuatro paredes o al menos en las tres que enmarcan la pieza colocada en diagonal.

Pero insisto en lo que siempre digo, esto es solo una teoría y como no vamos a decidir de qué color o cómo pintamos las paredes de una estancia en casa, solo contando con un factor que en este caso sería la disposición de los muebles, la teoría se queda en teoría y para la práctica contaríamos además con la mayoría de los otros factores posible.

Pintar paredes según los muebles
Sí es posible y en ocasiones hasta recomendable, pintar paredes de diferentes colores en habitaciones o salas donde los muebles están colocados en horizontal según la línea de las paredes. Pintando de un color fuerte la pared del fondo, como en el ejemplo, se puede acercar visualmente esa pared y conseguir una sensación más acogedora en la sala. Pintando al contrario, de un color más claro esa misma pared, podríamos alejarla visualmente.

Pero como teoría de color en decoración puede resultar muy útil, sobre todo para tener en cuenta y para comprender por que a veces miramos una habitación, una sala o un espacio en casa y no entendemos por qué no acaba de gustarnos su decoración. Quizá sean los colores de las paredes.

Pintar las paredes según la disposición de los muebles
No recomiendo, y es una opinión personal, pintar las paredes como veis en este ejemplo si colocamos un mueble o un objeto decorativo en diagonal en la estancia. Vosotros mismos apreciaréis esa sensación de desequilibrio que a menos que buscada o provocada con intención, personalmente no recomiendo. Los elementos decorativos y las piezas del mobiliario pueden parecer siempre desordenadas si pintamos las paredes de esta forma en este caso.

Y aunque la teoría dice que no, un ejemplo de que se queda en solo una teoría, es cómo podríamos precisamente equilibrar un espacio con muebles dispuestos en oblicuo en referencia con las paredes cambiando el color de una de ellas. Imagináos por ejemplo que una de las paredes tiene enfrente una enorme ventana que la ilumina mientras que la pared de al lado se ensombrece. Es entonces cuando quizá podríamos jugar a pintar de un color más oscuro la más iluminada o de un color más claro la más oscura para que el mueble en oblicuo quedara estéticamente más equilibrado.

One thought on “Cómo pintar las paredes, según la disposición de las piezas.”

¿Tú qué piensas?

Decora Decora utiliza cookies para mejorar tu vista. Al seguir navegando por la web, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y de la política de cookies de la página.

ACEPTAR