Ombré, degradado, desgastado, difuminado… son diferentes palabras para definir una técnica decorativa que está ganando adeptos para convertirse en una tendencia.

Ombré.
La técnica ombré es una técnica que consiste en la degradación o difuminación de un color hacia el blanco, hacia el negro o hacia otro color.

Como muchas otras tendencias, el estilo ombré saltó de la moda a la decoración. El degradado de colores, presente desde hace varias temporadas en la moda textil, se ha hecho notar este último año hasta en el color de moda para el cabello. Las envidiadísimas mechas californianas que han hecho furor este verano, son quizá la mayor nota de presencia del estilo ombré como tendencia.

¿Y en la decoración? ¿Dónde y cómo se está viendo el ombré?

Decoración ombré.
El ombré es tendencia y podemos aprovechar esta técnica para poner nuestra decoración a la moda. Los cojines decorados con ombré de azul a blanco los he visto en In The Fun Lane.

Antes de ponernos a definir dónde y cómo se puede decorar con ombré en casa, conviene quizá explicar bien, en qué consiste una técnica que seguro todos hemos visto aunque el nombre que se le ha dado esta vez no lo conozcamos.

Decorar con ombré supone utilizar para hacerlo, diferentes tomos de un mismo color o diferentes tonos de dos o más colores.

Decorar ombré.
Podemos decorar con la técnica ombré textiles, paredes y hasta objetos de toda clase en el hogar. Hasta un calefactor se puede pintar al estilo ombré como este de Wary Meyers.

Explicado de forma sencilla, decorar en ombré quiere decir que tomamos un color y lo exponemos en varios de sus tonos, desde el más oscuro hasta el más claro, casi convertido en blanco. También podría llamarse ombré  una decoración que empiece con un tono de color y derive hasta ese mismo color en su versión más oscura, casi hasta hacerlo negro. Sin embargo por razones obvias, esta versión del ombré es menos utilizada en decoración por oscurecer excesivamente los ambientes.

La misma técnica se puede complicar si en lugar de un solo color, creamos un degradado entre dos colores, variando los tonos hasta convertir el azul en verde, el rosa en amarillo o el rojo en naranja.

Técnica ombré.
Si decoramos con objetos DIY o hechos por nosotros mismos, podemos optar por pintarlos con la técnica ombré para un hogar de tendencia. Este espejo que he visto en Decor Hacks  está decorado con el estilo ombré.

Teniendo clara la técnica del ombré para aplicarla en decoración, es fácil imaginar dónde y cómo se puede aplicar esta técnica de forma práctica.

Las paredes ombré son las primeras que han hecho notar su presencia. Sin quizá darnos cuenta de ello, seguro que hemos visto más de una vez este año paredes decoradas con un color oscuro en su base para ir aclarándose, desgastándose, difuminándose… conforme subían en altura.

Pero no solo son las paredes las que se decoran con ombré  Muebles, alfombras, cortinas, cojines, manteles… cualquier objeto puede decorarse con ombré.

Técnica ombré para decorar.
Las paredes, como esta de Blue I Style, son uno de los elementos más dados a decorarse con la técnica ombré.

Por último hay que decir que el degradado puede ser difuminado o brusco al cambiar de color. Esto quiere decir que ombré puede saltar de un tono de color a otro de forma degradada, sin que apenas se aprecie donde termina un color y empieza otro, o de forma brusca quedando marcada la línea que diferencia los tonos. Las dos fórmulas son ombré y las dos fórmulas pueden ser buenas opciones para decorar con este estilo en casa.

© Esta publicación es original de DecoraDecora.es. Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

¿Tú qué piensas?

Decora Decora utiliza cookies para mejorar tu vista. Al seguir navegando por la web, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y de la política de cookies de la página.

ACEPTAR