Creo que no soy la única a la que el viento le parece fabuloso. A mí, y sé que a muchos os pasará lo mismo, me encantan los días de aire. Me gusta el viento y todo lo que vuela o se mueve con el viento. Alguna vez ya os he hablado de mi amor por las cometas, por ejemplo. Y este año estoy teniendo suerte porque estoy disfrutando de muchos días de viento. Estos días de aire me han recordado a los molinillos de viento que hacía yo misma con papel cuando era pequeña. Y como últimamente recupero no solo en la memoria los recuerdos infantiles, me he venido arriba y he hecho unos cuantos molinillos de papel con los que he aprovechado para decorar mi café.

Iba a contaros, tonta de mí, cómo se hacen molinillos de papel. Enseguida he caido en la cuenta de que no es nada díficil y de que de sobra sabréis cómo se hacen.

Se recortan cuadrados de papel, se realizan cortes desde cada uno de los extremos hasta casi el centro y se sujetan en ese punto.

Los molinillos de viento hechos con papel, se pueden pintar o decorar como cada uno quiera.

Yo he hecho mis molinillos con papel blanco. También se pueden recortar los cuadrados de un papel de color o estampado y nos ahorramos el tener que decorarlos luego.

Para esta manualidad concrta, yo recomiendo molinillos de viento en papel blanco y pintarlos. Como se trata de convertir los molinillos en decoración, hacerlos en papel blanco es la forma de poder crear diferentes decoraciones según el estilo que busquemos o los colores con los que queramos decorar.

¿Cómo  he pintado estos molinillos de viento?

Se puede usar como ya he dicho, cualquier idea para decorar unos molinillos de papel. Lo más fácil es pintarlos como he hecho. Y por supuesto, servirá también cualquier elemento para pintarlos y cualquier técnica.

Yo los he decorado con pinturas pastel. Esas pinturas pastel con las que he decorado los molinillos blancos, son unas “tizas” o “ceras” con las que se pinta sobre papel normalmente. La gracia viene después porque se pueden acuarelar con agua. De hecho, también he oído llamar a estas tizas, lápices acuarela.

He elegido gris y rosa. Desde el principio tenía pensado convertir mis molinillos de papel en toppings para clavar en las nubes dulces. Como estas son de color rosa, pensé que los molinillos en rosa y gris quedarían bien. Y no quedan mal al menos.

Porque seguro que alguien se lo pregunta, sí tengo que contar cómo he sujetado los molinillos en los palillos. Con hilo. He cosido los estremos al centro con hilo de color gris. Se puede apreciar en algunas fotos. El mismo hilo me ha servido para atar los molinillos en los palillos. Y no, no giran. Es uno de los errorres que le he encontrado a esta manualidad. Para hacer que los molinillos giraran tenía que haber encontrado algunos clavitos o puntas muy, muy pequeños, para clavarlos en el papel y en el palillo. Pero bueno, son molinillos decorativos.

¿Qué os parecen? ¿Cómo los mejoraríais?

¿Tú qué piensas?

Decora Decora utiliza cookies para mejorar tu vista. Al seguir navegando por la web, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y de la política de cookies de la página.

ACEPTAR