Una de las tendencias decorativas para exteriores más fuertes este año, es la de llevar mobiliario o decoración de interior, al exterior. Hasta la puerta que da la bienvenida al jardín, esa puerta que normalmente encontraríamos de hierro o metálica, puede hoy ser una puerta de madera que recuerda más a una puerta que nos encontraríamos en un pasillo, como puerta de un armario en el dormitorio o como puerta del mobiliario de cocina.

Puerta de muro de madera.

¿Cómo he llegado a esta puerta de madera colocada en un muro? He encontrado esta puerta de madera que sorprende donde se ha colocado por su material y su interiorizado aspecto, en Better Homes and Gardens. Necesariamente me ha llamado la atención porque desde hace semanas andaba buscando una puerta de hierro para colocar el el futuro muro de mi reciente parcela de terreno que ya os presenté en este mismo blog. ¿Cómo iba a valorar la idea de una puerta de madera en el muro, si las “normas” dicen que las puertas en los muros han de ser de metal? Cuanto más sorpresas como esta puerta de interior en el exterior encuentro, más aprendo a romper todas las normas en decoración.

Pero en el caso de la puerta que colocaré, al menos al comienzo, en el muro que espero poder levantar pronto para cerrar el terrenito, no será de madera. Será de hierro. Porque mientras que la puerta de madera en el muro de Better Homes and Gardens la he encontrado hoy, hace ya unos días que compré una puerta de hierro de segunda mano y a recuperar, para cerrar y abrir mi parcelita. Romperé las normas de decoración exterior en otra ocasión y no con una puerta de madera en el muro.

Puerta de muro de hierro.

Por si alguien se encuentra en la misma situación que yo, buscando una puerta para muro, no quiero que se pierda a la ocasión como en mi caso, de valorar una posible puerta de madera en lugar de una de hierro como la mía o de cualquier otro metal.

¿Qué hay que tener en cuenta para atrevernos con una puerta de madera en el exterior y más concretamente en el muro que rodea un terreno?

No se trata de poner una puerta de interior directamente en el muro, a no ser que la tratemos para convertirla en puerta de exterior. Esto es, lijarla, limpiarla, y sobre todo aplicarle algún producto que evite que se hinche y rompa con las inclemencias del tiempo.

Pero además, deberemos encontrar una puerta de madera suficientemente gruesa como para ofrecer la seguridad y protección en un muro exterior que nos ofrece una puerta de hierro por ejemplo.

Sí, pensado en frío no parece tan buena idea o tan fácil idea, lo de convertir una puerta de interior en una de exterior. Sin embargo, la propuesta está hecha y ya sabéis que en decoración todo es posible.

© Esta publicación es original de DecoraDecora.es. Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

¿Tú qué piensas?

Decora Decora utiliza cookies para mejorar tu vista. Al seguir navegando por la web, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y de la política de cookies de la página.

ACEPTAR