¿Quién no quiere un bote con tapa para bebidas? Sobre todo ahora que se nos ha caído encima ya el calor, apetece refrescarse. Y si lo podemos hacer con esos botes o botellas de cristal y tapa de chapa con rosca que se han puesto tan de moda, seguro que disfrutaremos más de cualquier bebida o cualquier refresco. ¿No pensáis como yo, que cualquier alimento y cualquier bebida sabe distinto, e incluso mejor, si lo servimos en un plato o en un vaso bonito? Entonces seguro que queréis probar un refresco en un bote con tapa.

Bote para bebidas con tapa

La verdad es que hacernos nosotros mismos un bote con tapa para bebidas es totalmente innecesario.

Cuando empezaron a aparecer y a convertirse en objeto de deseo de muchos de nosotros, encontrar en tiendas un bote de cristal o una botella con una tapa de rosca agujereada para pajitas, no era fácil. Quizá nos los podíamos encontrar en tiendas de menaje o en tiendas de decoración, pero no siempre y no en todas.

Pero ahora, precisamente porque se han puesto de moda, es tan fácil encontrar en tiendas de hogar, en tiendas de decoración y hasta en tiendas de regalos botes para bebidas y refrescos con tapa, que como he dicho esta manualidad es innecesaria.

Aún así, yo he preferido hacerme mi propio bote con tapa para bebidas por dos razones; porque el precio de los botes con tapa que he encontrado en tiendas no me parece nada justo y porque aunque no suelo hacerlo, hace unos días me compré un zumo individual en botella de cristal, perfecto para reciclarlo como he hecho.

Bote para bebidas de cristal

Ya lo estáis viendo. No os enseño los pasos de cómo he reciclado una botella de zumo en un bote con tapa para bebidas, porque es demasiado fácil como para tener que mostrar el proceso. Os lo cuento.

Tras beberme el zumo, lavé la botella por dentro y por fuera. Por limpiarla por fuera tuve que usar un algodón con quitaesmalte; fue la única forma de eliminar todos los restos de la etiqueta y borrar la fecha de caducidad del zumo que venía impresa con tinta en el cristal.

Bote de cristal para refrescos

Una vez tuve limpia la botellita de cristal, usé un taladro con una broca de grosor similar al de una pajita, para agujerear la tapa. Hice un agujero justo en el medio de esa tapa. Metí una pajita para comprobar que el agujero era suficientemente grande y como lo era, empecé a pensar cómo y con qué decorar la botella para convertirla en un bote con tapa para bebidas trendy.

Bote con tapa para refrescos

Enseguida me vino a la cabeza la chalk paint rosa de La Pajarita que aún me queda en casa de otros trabajos. Creo que tanto el color como el acabado mate de esta pintura, le da un aspecto aunque algo cursi, también bastante «comestible» a este bote con tapa para bebidas DIY.

Como ya os he dicho, creo convencida que la forma de servir cualquier alimento y por supuesto también una bebida, puede trasformar su sabor. Y también estoy convencida de que el color rosa le da un sabor a la comida y a la bebida que me encanta.

Bote de cristal con tapa y pajita para bebidas

Primero pinté la tapa y luego pinté la botella.

Pinté totalmente de rosa la tapa de este bote de cristal para bebidas «hazlo tú mismo». Pero en la botella pinté solo una estrella, que no me ha quedado demasiado bien pero es el toque justo que necesitaba para decorarla.

Bote para refrescos con tapa y pajita

Finalmente, para tener listo mi bote de cristal con tapa para bebidas, solo tuve que dejar secar la pintura tras varias capas, cerrar la tapa y buscar una pajita que casualmente también encontré de color rosa para meterla por el agujero de la tapa.

¿Tú qué piensas?

Decora Decora utiliza cookies para mejorar tu vista. Al seguir navegando por la web, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y de la política de cookies de la página.

ACEPTAR
Aviso de cookies