Si hay algo por lo que me gusta la decoración ocasional, es porque puedo utilizar cualquier cosa que tenga por casa para hacer un adorno tematizado. Unas piedras recogidas hace mucho tiempo en la playa, algo de pintura y un rotulador, y me he montado un cuco adorno para decorar la casa en San Valentín.

Pintar piedras para decorar en San Valentín

Vaya por delante pedir perdón, hacia aquellos que leéis el blog y no os gusta San Valentín o no os ponéis tan amorosos como yo cuando se acerca el 14 de febrero. Si sois de esos podéis saltaros la lectura del de post de hoy que no me enfadaré.

Pero yo, ya lo sabéis los que me leéis más frecuentemente, que mi dedicación a San Valentín no es solo por aquello de la exaltación del amor en el Día de los Enamorados; es que yo aprovecho cualquier excusa para decorar o crear adornos decorativos y el 14 de febrero es una de esas excusas más que válida.

Esta vez he convertido unas piedras redondeadas y blancas (aunque con algunas manchas), en “lienzos” sobre los que escribir las cuatro letras que forman la palabra amor en inglés; “L” “O” “V” “E”. ¿Por qué he escribo amor en inglés y no pintar las letras a, m, o y r para castellanizar este adorno de San Valentín? Pues no lo sé, fue algo que se me ocurrió a altas horas de la noche porque no podía dormir y no lo pensé demasiado. Quizá me dejé influenciar por alguna fotografía que había visto durante ese mismo día o quizá porque aquello de escribir en otro idioma siempre parece más cool.

El hecho es que hace dos noches escribí y pinté una letra de la palabra “love”, en cada una de las cuatro piedras blancas que más similares me parecieron de una colección de piedras blancas de cantos rodados que tengo.

Decoración de San Valentín con piedras

Primero las dibujé con lápiz y con la ayuda de esa regla con calado de letras y números, que ya os he recomendado en otras ocasiones tener en casa. Las venden en papelerías, en tiendas multiprecios e incluso en hipermercados y me habéis visto utilizarla cuando decoré la pared con el poema de Neuruda o cuando os propuse, curiosamente también para San Valentín hacer una lámina usando esa misma regla, cuando hice mi último Calendario de Adviento en Navidad o cuando me hice una decoración de oficina para celebrar Halloween.

Cuando tuve las letras dibujadas en lápiz, las pinté con pintura tiza azul. La pintura de La Pajarita que ya os he recomendado también otras veces en el blog.

Y para terminar y definir las letras con un borde, un truco que recomiendo porque puede mejorar notablemente cualquier trabajo de pintura, las repasé con un rotulador negro permanente.

Y ya está, con una manualidad a la que no dediqué más de 20 minutos, tengo un curioso adorno de San Valentín con el que ir decorando la casa para el 14 de febrero.

Pintar piedras para el 14 de febrero

Lo mejor de las manualidades decorativas para San Valentín, es que se pueden dejar decorando en casa pasado el 14 de febrero. No son como los adornos de Navidad o de Halloween por ejemplo que una vez pasado el momento, están totalmente fuera de lugar y se tienen que retirar.

¿A quién por otra parte, le va a parecer fuera de lugar un corazón, la palabra “amor” en inglés o en español o cualquier otra cosa que aluda a temas del corazón aunque no estemos en el Día de San Valentín?

Yo os lo digo, voy a dejar estas piedras pintadas decorando por casa hasta que me canse, que seguro que no es antes de San Valentín del próximo año.

¿Tú qué piensas?

Decora Decora utiliza cookies para mejorar tu vista. Al seguir navegando por la web, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y de la política de cookies de la página.

ACEPTAR