De vez en cuando, encuentro en casa el material sobrante suficiente para crear objetos decorativos. Es lo que me ha pasado con una tablilla, algo de pintura pizarra, chinchetas y una cinta negra; que me ha servido para hacer una pizarra decorativa.

Pizarra hecha a mano
Mi nueva pizarra hecha a mano con restos de otras manualidades.

La tablilla ni recuerdo de que otro bricolaje o manualidad me sobró, la pintura de pintar la pared de pizarra, que en varias ocasiones os he enseñado, las chinchetas las tenía en casa porque siempre hay que tener chinchetas en casa y la cinta negra me sobró de una manualidad para el pelo.

Con todo ello, sobras de otras manualidades, he creado un nuevo elemento decorativo para mi casa; una pequeña pizarra que aunque aún no sé donde colocaré, de momento cuelga del pomo de la puerta del salón.

Pizarra DIY
Detalles de cómo se sujeta esta pizarra con dos chinchetas y cinta de raso  negra.

La verdad es que no ha sido difícil transformar los materiales en la pizarrita decorativa que veis en las fotografías. Tras pintar la tablilla, lo único que quedaba era inventar una forma de sujetarla y colgarla parecía un toque romántico de hacerlo.

Las dos chinchetas, clavadas en cada extremo superior de la tabla, sujetan la cinta por detrás de esta. Para que no se salgan, solo hay que doblar los pinchos de las chinchetas y solucionado.

Para darle un toque más “cuqui” a esta pizarra hecha a mano, he añadido dos lacitos que he pegado con cinta de doble cara cerca de las chinchetas.

Hacer una pizarra decorativa
Aunque de momento he colgado  mi pizarra hecha a mano en el tirador de la puerta, pronto encontrará un lugar más estable.

Ya llevo varias temporadas hablando de las pizarras en decoración y de las pizarras como motivo decorativo para interiores. No puedo dejar de hacerlo porque las pizarras siguen siendo tendencia y encajan con casi cualquier estilo.

Si lo tuyo es el vintage, una pequeña pizarra con un marco de este estilo puede servirte para recrearlo en el salón. Si tu estilo es más moderno, pinta una pared de la cocina de pizarra y podrás hacer anotaciones, tener tus recetas preferidas a la vista o decorarla según la temporada. Y si tienes niños, sobra decir que una pizarra en su dormitorio o en el cuarto de juegos puede despertar su creatividad y ser una ventana a sus sueños.

En mi caso, esta pizarra hecha a mano que hoy os muestro, no es la primera que decora mi casa. Sin embargo, las pizarras empiezan a ser objetos decorativos en una casa tan comunes y notables como puede ser un jarrón, un espejo o un cuadro.

¿Ya tienes una pizarra decorando tu casa? ¿Te animas a las pizarras hechas a mano? ¿Prefieres comprarlas? ¿Odias las pizarras?

© Esta publicación es original de DecoraDecora.es. Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

 

2 thoughts on “Una pizarra DIY.”

¿Tú qué piensas?

Decora Decora utiliza cookies para mejorar tu vista. Al seguir navegando por la web, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y de la política de cookies de la página.

ACEPTAR
Aviso de cookies