Los suelos de cerámica o piedra, son buscados por su dureza, durabilidad, fácil mantenimiento y una enorme variedad de acabados, texturas y diseños, lo que los hacen, no combinables con la decoración, sino protagonistas de ella.
El gres porcelánico para nuestros suelos posee una gran resitencia y no se rayan a pesar del poco cuidado. Se pueden encontrar en miles de colores, diseños y con toda clase de motivos, además de fabricarse losetas de este material en brillo o mate. Son muy usadas en baños y cocinas por sus características.

El barro cocido puede fabricarse prensado o hecho a mano y usado en nuestros suelos conseguiremos un aspecto rústico. No mantiene un color uniforme, variando entre tonos marrones y rojizos que, sumado a sus imperfecciones y porosidad, proporcionan un aire tradicional allá donde lo apliquemos.

El marmol, es por excelencia el material más elegante y atemporal para cubrir nuestros suelos. Su gran inconveniente son las manchas que pueden aparecer al caer ciertos líquidos, al posar algún objeto, etc. El marmol es muy usado en cuartos de baño por el brillo que lo caracteriza.

El granito ofrece a los suelos una superficie brillante y jaspeada. Se puede encontrar losetas de granito en multitud de colores para todos los gustos. Su mayor ventaja es la impermeabilidad que caracteriza los suelos de granito y su resistencia al desgaste.

Los suelos de pizarra son suelos oscuros muy apropiados para exteriores ya que aguantan estupendamente los cambios de temperatura, la humedad y el oxido. Hay que contar con que es un suelo muy quebradizo.

Imagen de Gresmanc

¿Tú qué piensas?

Decora Decora utiliza cookies para mejorar tu vista. Al seguir navegando por la web, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y de la política de cookies de la página.

ACEPTAR
Aviso de cookies