No sé si os pasa a vosotros también. Desde que tengo casa propia, he acumulado tantos “trastos” decorativos que hasta en cajas los he tenido que guardar. Ya no me caben colocados y expuestos en ningún sitio pero me niego a deshacerme de ellos. Tengo una caja para los candelabros, una caja para las guirnaldas, una caja para figuras de cerámica y hasta una caja para guardar cajas. Y hace unos días, me sorprendí abriendo esas cajas y dándole de nuevo una oportunidad a algunos de esos trastos para decorar este rincón.

Trastos que decoran

Este es mi recibidor. Es el extraño recibidor del que siempre me quejo porque tiene unas medidas excesivas para ser un recibidor. Y sí, ya estaréis notando por la calidad de las fotos de las que espero que me excuséis que además tiene tan poca luz natural que no puedo realmente sacarle una utilidad distinta a la de almacén.

Hasta ahora en este recibidor tenía una mesa, un armario estrecho y unos pocos trastos que decoraban. Hace unos días me propuse cambiar por completo este pequeño gran espacio (pequeño porque lo es y gran porque siendo un recibidor aún debería serlo más) para conseguir recuperar algunos de los tratos que no tienen ninguna utilidad más que la decorativa y que guardo en cajas y cajones.

Decorar con trastos la casa

Para hacerlo recordé uno de mis consejos favoritos para decorar con acierto; amontona y triunfarás.

Sí, hay que tener cuidado con este tip decorativo porque la diferencia entre amontonar decoración éxito y amontonar decoración y conseguir un desorden horroroso es mínima.

Decorar la casa con trastos

Pero amontonar al decorar, es también la única solución para hacerlo con objetos distintos en forma, tamaño y estilo.

El truco está en colocar en un desordenado orden diferentes objetos, pero suficientes como para que formen un conjunto que ofrezca una aparente unidad.

Trastos para decoración

Esta ha sido mi intención para decorar este espacio con todos los trastos que veis y a vosotros os toca juzgarlo.

A mí me gusta, pero es que son mis tratos y así los he colocado yo para decorar el recibidor.

Trastos en decoración

Algunos de los trastos que he usado para decorar mi recibidor los reconoceréis porque al tenerlos ya mucho tiempo, han aparecido una e incluso varias veces en el blog.

Trastos para decorar

Por ejemplo, seguro que recordáis los dos dibujos pintados que he colocado sobre un TRONES de IKEA dentro de los que guardo las botas de agua. Los visteis cuando os enseñé la balda estrecha del salón. O las manos de mi sobrina de pintura enmarcadas que visteis aquí y que he puesto sobre el sofá KNOPPARP también de IKEA y que también habéis visto ya en el blog.

Decoración trastos

Recordaréis también el tríptico vertical del cohete de San Francisco que os enseñé en cuanto entró en mi casa, el espejo MALMA que visteis por ejemplo cuando os conté cómo pinté un carrito con chalk paint, el cuadro de metacrilato de los coches, el bote de cemento que os conté cómo hice en el blog, el invernadero de interior dentro del que por cierto he metido las flores de papel que os enseñé a hacer hace tiempo o la pizarra de Coca-Cola que encontré y os mostré hace menos de un mes.

Decorar con trastos

El hecho es que con el truco de amontonar o juntar muchos objetos aunque estos no tengan nada que ver, el resultado ha quedado como poco soportable y he conseguido sacar algunas cosillas de las cajas.

One thought on “Decorar con trastos.”

¿Tú qué piensas?

Decora Decora utiliza cookies para mejorar tu vista. Al seguir navegando por la web, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y de la política de cookies de la página.

ACEPTAR
Aviso de cookies