Ya os he contado que la mayor parte de mi tiempo lo paso en el salón de mi casa, pues trabajo en él. Y es en ese salón donde hasta que pinté una pared de pizarra, tenía otra pizarra, una pizarra blanca de esas en las que tienes que usar un rotulador especial para escribir.

Pizarra reciclada como mapa pizarra.

Sobre estas líneas podéis ver lo que queda de mi pizarra blanca. Mi antigua pizarra donde apuntaba notas y trabajos pendientes, es ahora un mapa que decora la puerta de entrada y que me sirve para apuntar notas importantes, mensajes de buenos días y citas que no puedo olvidar antes de salir de casa.

Reciclado de pizarra blanca.

No sé muy bien cómo he acabado reciclando mi pizarra como tablón de notas para la puerta. Quizá necesitaba reciclar y recuperar mi desusada pizarra blanca o quizá necesitaba una forma de anotar temas pendientes en la puerta de casa. O creo que ambas cosas.

Sobre el por qué recortar la pizarra en forma de mapa hubo varias razones. Por una parte, me encantan los Estados Unidos y su mapa me pareció una buena idea para tener presente este país al salir o entrar en casa. Por otra parte y atendiendo a las modas, decorar con mapas es tendencia, así que sumé una razón más para elegir esta forma para mi nueva-vieja pizarra.

Una pizarra blanca para la puerta de entrada.

Sobre el trabajo manual para convertir una pizarra blanca en una pizarra-mapa fue más complicado de lo que esperaba. Sobre todo porque el resultado de esta pizarra de notas para la puerta, tampoco es como para echar cohetes.

Lo primero que tuve que hacer es separar en partes la pizarra blanca. La chapa metálica trasera quedó por una parte, el corcho central por otra y la chapa con un lado blanco, la auténtica pizarra del conjunto, es la que me quedé para recortar la forma de mapa.

Eso sí, antes de empezar a cortar a lo loco, tuve que imprimir la silueta de un mapa de Estados Unidos, trasladarla a la pizarra blanca y entonces, ponerme a seguir esa silueta con las tijeras.

Y fue en ese punto donde se complicó esta manualidad de reciclaje.

Tras algunos cortes en las manos y reducir algo la costa este americana, terminé de cortar la pizarra blanca en forma de mapa de Estados Unidos.

Reciclar pizarra blanca como tablón de notas para la puerta.

Finalmente solo tuve que repasar con un rotulador negro y permanente los bordes del mapa para definir su forma y usar cinta de doble cara para sujetar esta pizarra reciclada en la puerta de casa.

Como además es metálica, no solo me sirve para escribir anotaciones con rotulador de pizarra blanca. He añadido unos imanes y puedo además colgar notas en este tablón reciclado para la puerta.

Prohibida la reproducción total o parcial de esta pagina de decoración sin autorización.

3 thoughts on “Una pizarra, un mapa, una puerta.”

¿Tú qué piensas?

Decora Decora utiliza cookies para mejorar tu vista. Al seguir navegando por la web, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y de la política de cookies de la página.

ACEPTAR
Aviso de cookies