Los laminados son la opción más económica y práctica para cubrir los suelos de nuestro hogar.


Están fabricados con capas o láminas prensadas de madera y otros componentes, pudiendo imitar a otros materiales de suelos, como piedra, cerámica o la madera misma.

Poseen un revestimiento más ligero y fácil de mantener que, junto con su fácil instalación y su económico precio, los convierten en los preferidos por muchos hogares.

Con sus sistema de “click” o en losetas, se colocan de forma muy fácil, cómoda y rápida.

Aunque puede haber de muchos tipos, los suelos laminados pueden resistir abrasiones, rayados, golpes, quemaduras, presión de muebles y rayos de sol, además de que no necesitan un mantenimiento ni limpieza especiales.

Hay tres grandes tipos de suelos laminados.

Los suelos laminados compactos de PVC son impermeables y muy usados en cocinas y baños. En este caso su precio es algo más alto en cuanto a su instalación ya que requiere una maquinaria especial.

Los suelos de alta presión tienen un 80% de madera y 20% de PVC. Son resistentes al desgaste y con una variedad de acabados importante. No soportan bien la humedad lo que los hace más económicos.

Los suelos laminados de baja presión conllevan una fabricación muy sencilla y son mucho más baratos que los suelos laminados compactos y los de alta presión, pero ofrecen una menor resistencia a los golpes.

Imagen de Suelos laminados Pergo

2 thoughts on “Elegir el suelo, suelos laminados”

¿Tú qué piensas?

Decora Decora utiliza cookies para mejorar tu vista. Al seguir navegando por la web, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y de la política de cookies de la página.

ACEPTAR
Aviso de cookies